La pirámide luminosa de la Plaza Mayor de Torrejón de Ardoz no va a pasar desapercibida ni por sus colores ni por el gasto que supone ni por los tres meses durante los que no podremos hacer uso de ese espacio público.

Octubre nos trajo a los vecinos y vecinas de la zona centro de Torrejón de Ardoz un regalo inesperado en forma piramidal, una sorpresa de enorme tamaño en la Plaza Mayor. El fin de semana de 9 de Octubre veíamos como se vallaba la mayor parte de la plaza y se comenzaban a montar unos enormes andamios. La gente se preguntaba (nos preguntábamos) por lo que podría ser, porque no nos podíamos ni imaginar que ya se estaban preparando las atracciones navideñas.

Nos pasamos todo el mes de Octubre escuchando especulaciones varias sobre el tema y ya en Noviembre quedó claro. Algún medio publicó que ese gran artefacto que ocupaba la plaza era parte de un espectáculo de luz y sonido que ambientaría las navidades torrejoneras. Pero, ¿quién pagará todo esto? Si el precio va en consonancia con el tamaño de la atracción y el tiempo que se tardan en montar (y desmontar, supongo), nos va a salir por un buen pico.

El coste de la pirámide supera holgadamente los 300.000€

Pues manos a la obra a buscar información primero en la red, donde no encuentro ni una palabra sobre el tema, después en el ayuntamiento y… nada. No hay forma de saber absolutamente nada. Pasan los días y la información va apareciendo poco a poco y sin que se sepan todavía los detalles.

Carlotta, la empresa dueña del futuro nuevo centro comercial de Torrejón de Ardoz, el llamado Open Sky, patrocina esta pirámide luminosa con 100.000€. El coste directo de la atracción es de 215.000€ sin contar los gastos de “infraestructura” que paga el ayuntamiento: Andamios, vallas, seguridad, plataformas elevadoras, sonido, personal que se encarga del montaje y desmontaje, etc. Todo esto hará que el coste de la pirámide supere holgadamente los 300.000€.

Muy probablemente el coste de la decoración navideña supere los 750.000€

Si sumamos esto al resto de actividades navideñas (cabalgata, iluminación y decoración) muy probablemente el coste sea superior a los 750.000€ de los cuales parece ser (difícil de comprobar debido a la opacidad del gobierno municipal) que los patrocinios por parte de empresas serán de unos 230.000€, por lo que el ayuntamiento tendría que soportar un gasto de más de medio millón de euros este año.

Este coste ya es de antemano uno de los más altos, en cuanto a celebraciones festivas, de la Comunidad de Madrid y de toda España, pero no podemos dejar de lado otros costes asociados que en los tiempos que corren también hay que tener en cuenta.

El uso del espacio público es uno de estos “costes ocultos” para el presupuesto, pero muy presentes para los vecinos y vecinas de la zona centro de Torrejón. La “grandiosa pirámide” ocupa la mayor parte de la Plaza Mayor, que es a día de hoy el único espacio público libre y peatonal del que podemos disfrutar. Hay que tener en cuenta que la Plaza de España (en la estación de cercanías) también se ocupa durante meses con una pista de hielo. En un barrio donde los espacios peatonales y públicos son escasísimos no sé si nos podemos permitir el lujo de ocupar las dos plazas “grandes” con atracciones. El espectáculo impide a las personas mayores pasear y a los niños y niñas jugar. Nos queda la plaza del museo como alternativa, esperemos que no decidan privatizarla también en el futuro.

No hay información pública sobre el gasto energético o el impacto ambiental

En el plano medioambiental, el gasto eléctrico de esta pirámide formada por un número indeterminado de bombillas (de bajo consumo sí, pero muchísimas) no aparece descrito en ningún informe que debería haber exigido el consistorio a la empresa instaladora. Tampoco se tiene en cuenta la contaminación lumínica ni la acústica que perjudica a la gente que habita las viviendas más cercanas a la Plaza Mayor. Sobre el desastre medioambiental mención aparte merecería la pista de hielo que funciona durante meses en una ciudad donde los días completos en los que el termómetro está por debajo de los cero grados se pueden contar con los dedos de una mano. Imaginen el consumo energético y la cantidad de contaminación que emite esa instalación.

Por último habría que hablar del mediático tema de los patrocinios: No hay nadie en Torrejón que no diga que “las navidades no le cuestan ni un euro al Ayuntamiento” y hay que dar la enhorabuena al gobierno municipal y a su gabinete de prensa por haber instalado en el imaginario torrejonero una idea tan bonita como falsa. Los patrocinios cubren una parte del gasto, quizás un 30%, pero, ¿alguien se ha preguntado a cambio de qué? ¿Es lícito que una empresa como Carotta que acaba de firmar un contrato para adquirir terrenos y construir un centro comercial done 100.000€ al consistorio? Se podría entender que no son motivos publicitarios los que llevan a esta empresa a donar esa cantidad, sobre todo cuando el centro comercial no se ha empezado a construir y se está en fase de solicitud licencias de obras.

¿Se pueden organizar unas celebraciones menos agresivas con lo público?

Después de leer este artículo quizás (seguramente) alguien piense que el autor está en contra de la celebración de la navidad o que odia las atracciones festivas, pero ya aclaro de antemano que no es eso lo que motiva el artículo, al contrario, lo que se pretende es poner encima de la mesa si se pueden organizar unas celebraciones menos agresivas con el espacio público, con el presupuesto municipal y con el medio ambiente y más cercanas y sencillas. Quizás haya que volver a expulsar a los mercaderes del templo.

Este artículo se ha escrito en colaboración con Susana Hidalgo, Concejala de Sí Se Puede en al Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz.