“Fueron asesinados en Torrejón de Ardoz los detenidos de cinco autobuses de los grandes, y en Paracuellos del Jarama todos los restantes. Posteriormente supo que entre las 12 y 14 de aquel día se llevaron otra expedición de presos para matarlos” … En diciembre de 1939 sería exhumada la fosa existente en el SOTO DE ALDOVEA siendo provisionalmente traslados los restos al cementerio de La Almudena hasta el entierro definitivo efectuado en febrero de 1940 en el Cementerio de los Mártires en Paracuellos, 414 cadáveres según consta en la Causa General de Madrid. Los sucesos acaecidos en el Soto de Aldovea en noviembre de 1936 y su pervivencia en la memoria colectiva muy probablemente confieran a la zona y al monumento que recuerda a las víctimas la consideración de LUGAR DE MEMORIA. “Los instantes callarán. Y hablarán quedamente las cosas” (Cesare Pavese).©

Un “lugar” de memoria

Los sucesos acaecidos en el Soto de Aldovea en noviembre de 1936 y su pervivencia en la memoria colectiva muy probablemente confieran a la zona y al monumento que recuerda a las víctimas la consideración de “lugar de memoria” al menos según definiera estos espacios Pierre Nora, promotor del concepto. Indudablemente estamos ante un lugar que cumple el requisito al que se refería Nora de ser un espacio al que la sensibilidad añade una cualidad simbólica que va más allá de la realidad histórica, otorgándola un valor representativo y sentimental pero sin contradecir esa realidad ni inventarla pues entonces estaríamos ante el mito, o la mera fantasía. Así llegamos a la memoria histórica que es en nuestro parecer la unión de dos opuestos: la historia que trata de reconstruir de manera objetiva el pasado, forzosamente estático, y la memoria que estando ligada a la vida es dinámica y subjetiva.

El llamado Monumento a los Mártires y su entorno tienen el significado hondamente humano que el pensamiento concede a los lugares que lo conmueven. El hecho histórico de la muerte violenta de cuatrocientas catorce personas nos produce un entrañable sentimiento de conmiseración hacia las víctimas, además trae a la memoria la tempestad de odio e intolerancia que generó el insensato enfrentamiento civil donde este suceso se ubica y llama a la voluntad a la tarea de trabajar por la convivencia y el entendimiento. He aquí a la realidad histórica cargada de valor simbólico.

Los hechos

Sobre los tristes sucesos llamados comúnmente “de Paracuellos” muchos han escrito siendo pocos los que resultan fiables, así que vamos a seguir la declaración de alguien que fuera parte de esos sucesos, la de Ramón Torrecilla ante los jueces de la Causa General. Torrecilla era en noviembre del 1936 miembro de la Comisión de Personal del Consejo de Orden Público, esta Comisión se encargaba, entre otras funciones, de designar a los responsables de la custodia de los presos durante los traslados.

«Alrededor de las nueve o diez de la mañana del 8 de noviembre llegaron a la Cárcel Modelo siete o nueve autobuses de los de dos pisos se servicio público urbano y dos autobuses grandes de turismo. A todos los llenaron de presos. En el interior de cada uno de los coches de dos pisos metieron 60 o más detenidos y en su plataforma delantera iban de 8 a 12 milicianos armados. Partió la expedición y con ella marcharon algunos de los que habían  hecho la selección de las víctimas en el fichero, entre ellos Agapito Sainz y Lino Delgado y cree que también Urrésola y Rascón. Aquella expedición la vio partir el declarante, que seguidamente marchó de la cárcel. En la reunión del Consejo de la Dirección General de Seguridad que celebraron el día 10 del mismo mes se refirió que fueron asesinados en Torrejón de Ardoz los detenidos de cinco autobuses de los grandes, y en Paracuellos del Jarama todos los restantes. Posteriormente supo que entre las 12 y 14 de aquel día se llevaron otra expedición de presos para matarlos.»

En diciembre de 1939 sería exhumada la fosa existente en el Soto de Aldovea siendo provisionalmente traslados los restos al cementerio de La Almudena hasta el entierro definitivo efectuado en febrero de 1940 en el Cementerio de los Mártires en Paracuellos, Fueron exhumados 414 cadáveres según consta en la Causa General de Madrid.

Ley de Memoria Histórica

Dice la Ley en su exposición de motivos «Es la hora, así, de que la democracia española y las generaciones vivas que hoy disfrutan de ella honren y recuperen para siempre a todos los que directamente padecieron las injusticias y agravios producidos, por unos u otros motivos políticos o ideológicos o de creencias religiosas, en aquellos dolorosos períodos de nuestra historia. Desde luego, a quienes perdieron la vida. Con ellos, a sus familias.» Acorde con lo desarrollado en esta preliminar parece estar el monumento que nos ocupa.

En relación con las víctimas en el artículo 2.1 leemos lo que ya nos dictaba la razón: «se reconoce y declara el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y cualesquiera formas de violencia personal producidas por razones políticas, ideológicas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil»

Vayamos ahora al detalle del monumento donde, en alguna opinión que no compartimos, pudiera haber causa para considerarlo incluido en lo dispuesto en el artículo 15.1 «Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura.»

Tiene el monumento dos inscripciones. En una está el único símbolo, una cruz con la palma del martirio. La rama de palmera, o palma, aparece en gran cantidad de representaciones de santos significando según la simbología católica la victoria sobre el mundo por el martirio

Bajo la cruz encontramos la leyenda «A la memoria de los mártires que en este lugar dieron su vida por Dios y por España. Noviembre de 1936» que escrita en el léxico de la época afortunadamente no utiliza el “caídos” tan en boga por entonces. En cuanto a dar la vida por Dios y por España es asunto delicado donde no entraré, salvo para apuntar que el problema nunca ha estado en quienes ofrecen su vida sino en aquellos que se la quieren quitar a los demás.

En la otra inscripción leemos «Esta cruz ha sido erigida por la Msa Vda de Valdueza en recuerdo de su esposo Ildefonso Alvarez de Toledo Ms de Valdueza e hijo Mariano Alvarez de Toledo y Cabeza de Vaca Vizconde la Armería que en unión de sus compañeros fueron sacrificados Noviembre de 1936».

Breve reseña de Valdueza

Ildefonso Álvarez de Toledo y Samaniego, 10º marqués de Villanueva de Valdueza, nació en Madrid en 1870, fue primer montero de Su Majestad con Alfonso XIII, caballero de Calatrava y oficial de Regimiento Húsares de la Princesa.

Su hijo Mariano, bautizado como Mariano Juan de la Cruz Bonoso Maximiliano de la Santísima Trinidad, vizconde de la Armería, había nacido en 1899. El otro hijo de los marqueses, Alfonso, sobreviviría a la guerra.

En la misma lista de sacas de la Cárcel Modelo de los días 7 y 8 donde están Mariano e Ildefonso aparece un sobrino de este, Manuel Álvarez de Toledo y Mencos, marqués de Navarrés, que moriría en Paracuellos el día 9 de noviembre.

El marquesado de Villanueva de Valdueza data de 1624 cuando Felipe IV crea este título para Fadrique Álvarez de Toledo como merced por la recuperación de Salvador de Bahía que había sido tomada por los holandeses. Recorrer la extensa saga del apellido Álvarez de Toledo que se remonta al siglo XIII es un viaje por la historia de España, con ramificaciones en Italia, Francia y la América española; hasta llegar al actual marqués, nieto del nombrado en la cruz del Soto, un importante empresario agropecuario que fuera compañero de estudios del príncipe Juan Carlos.

 


Algunas fuentes consultadas:

Ley 52/2007, de 26 de diciembre. (Ley de la Memoria Historia). BOE.

Memoria e historia. Josefina Cuesta, Pierre Nora, y otros. Marcial Pons, 1998.

Paracuellos, cómo fue. Ian Gibson. Plaza y Janés, 1987.

Diplomático en el Madrid rojo. Félix Schlayer. Ediciones Espuela de Plata, 2006.

Causa General. La dominación roja en España. Ministerio de Justicia 1943.

Diario ABC. Varios números de 1939 y 1940.

Página de la Fundación Ducal Casa de Medinaceli, para las fechas de los Marqueses de Valdueza.