Desaparecido ya el olor a nuevo de 2019 y a punto de hacerlo también los propósitos para el año, que cada vez duran menos, la verdad (debe ser cosa de la obsolescencia programada), vuelven las rutinas y también las tertulias del Club del Lectura. Pero antes de adentrarnos a explorar territorios lectores desconocidos o ignorados hagamos balance de 2018.

 

Lo mejor del año

Las mejores lecturas del año han sido cuatro libros muy diferentes: Algo alrededor de tu cuello (Chimamanda Ngozi Adiche, 2009), Invierno (Elvira Valgañón, 2018), Una madre (Alejandro Palomas, 2014) y El amor de Mitia (Ivan Bunin, 1924). 

En el primero de ellos, Algo alrededor de tu cuello, la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adiche reúne doce relatos intensos que nos hablan de las luchas, los miedos y los deseos de las mujeres que protagonizan sus historias. En definitiva, nos habla de la vida y de las dificultades de todas para construir su identidad ya sea en su país de origen o en emigrando a Estados Unidos. 

Invierno es uno de esos libros que pasan inadvertidos y que solo la suerte,  y/o la lúcida recomendación de una de las participantes, rescatan de una inmerecida segunda fila de las estanterías en las librerías. El libro retoma los personajes de los cuentos tradicionales y los recrea en nuevas historias que suenan a cuentos contados al calor de la lumbre. Con un lenguaje lírico y preciso, hasta el mínimo detalle, nos envuelve en una red de emociones evocadora de la tradición oral y de nuestra propia memoria.

Alejandro Palomas, galardonado con el Premio Nadal 2018, inicia con Una madre una trilogía protagonizada por Amalia, una madre peculiar, de tintes almodovarianos, que se mueve entre lo entrañable y lo desesperante. El libro reflexiona sobre la familia a que el autor considera un “submundo de relaciones no elegidas al que debemos sobrevivir y siempre es mejor hacerlo con humor”. Y él lo consigue. Una madre es un libro fresco y que hace reír y, eso es mucho decir en los tiempos que corren.

El ultimo es El amor de Mitia del olvidado Ivan Bunin, al que ni siquiera el Premio Nobel consiguió dar el impulso suficiente para ser reconocido. En esta novela corta Bunin nos sitúa como espectadores del amor juvenil e irracional de Mitia y de su toma de conciencia frente al desamor y lo hace desarrollando una destacable capacidad descriptiva que convierten el relato en una pintura.  

 

Lo peor del año

La vida sexual de Catherine M. (Catherine Millet, 2001), seleccionada como lectura de febrero con el objetivo de huir de San Valentín y sus bombones, ha sido la única decepción del año.  

Como ejercicio de huida del romanticismo empalagoso fue un verdadero éxito. Como acercamiento a una novela erótica moderna y que abordara la sexualidad desde la mirada actual y en la que las mujeres fueran protagonistas fue fracaso. Catherine Millet se limita a enumerar una cantidad ingente de encuentros sexuales, pero en los que su participación siempre es pasiva y mediatizada por el deseo masculino. El relato resulta un ejercicio agotador, tanto desde un punto de vista físico como literario, narrado con un estilo frío y meramente estadístico que nos distancia como lectores. 

 

Entre lo mejor y lo peor

Entre los extremos se encuentran cinco libros que han tenido acogida desigual o, mejor, menos entusiasta pero a los que no se puede negar su calidad literaria. El primero de ellos, siguiendo el orden de lectura, es Erasmo de Rotterdam (Stefan Zweig, 1934) sobre “la más grande y deslumbrante celebridad de su siglo”, en palabras de su autor. Si bien no se trata de una biografía al uso, ya que el personaje se aborda de manera indirecta y Erasmo deviene en la excusa perfecta para reflexionar sobre los temas que le preocupaban al propio Zweig. Confrontándole con otro personaje de la época, Lutero, reflexiona sobre el debate entre la fe y la razón. Un enfrentamiento, mas vivo que nunca, en una Europa que ve atónita el ascenso del nazismo, que a Zweig preocupa por encima de todo.

Le seguiría Ordesa (Manuel Vilas, 2018) que aunque haya sido considerado uno de los mejores libros del año en el Club ha generado opiniones dispares. Personalmente, estando de acuerdo con Juan José Millás, cuando afirma es el resultado de una hazaña verbal en la que su sintaxis recuerda a veces el movimiento de las olas del mar. Las ves venir, cargadas de retórica, dispuestas a dejarte con la boca abierta, pero las ves retirarse enseguida abandonando sobre la superficie pequeños restos, el libro no ha conseguido interesarme y la hazaña verbal no ha sido suficiente para compensar su tono opresivo y deprimente. 

Tampoco despertó pasiones La mano izquierda de la oscuridad (Ursula K. Le Guin, 1969) una novela de ciencia ficción en la que el interés por el tema que trata, la identidad sexual y de género y su influencia en la construcción social, se ve superado por un estilo muy descriptivo que ralentiza la lectura y que puede hacer abandonar, perdiendo así una estupenda segunda parte. K. Le Guin es, sin duda, una de las grandes del género que bien merece el esfuerzo de su lectura.

Le siguió, ya en el mes de noviembre, El año del pensamiento mágico (2005) en el que la escritora Joan Didion, a modo de terapia, narra la muerte repentina de su marido y su proceso de duelo. Habla de la perdida de la pareja y de esa increíble y recurrente idea de que no ha ocurrido y que él o ella puede aparecer en cualquier momento. Un tratamiento similar al de Rosa Montero en La ridícula idea de no volver a verte, aunque no llega a la calidad de esta última. 

Cerramos el año con los relatos que Andrés Neuman reúne en Hacerse el muerto (2011). Se compone de treinta relatos de estilo y calidad desigual, destacando aquellos que tienen un toque de humor negro y en los que la última frase modifica de forma radical el sentido del relato. 

Así, con aciertos y desaciertos, acabamos un año, que como en todos, lo mejor ha sido compartir las tardes de domingo. Con el mismo objetivo empezamos 2019.

 

Próximos libros

  • Enero: El dolor de los demás, Miguel Ángel Hernández 
  • Febrero: Cara de pan, Sara Mesa
  • Marzo: Maratón balcánico, Miguel Roán

Estas son las próximas lecturas en la Tertulias: Cafetín El Desván

Resumen lecturas 2018. Aciertos y desaciertos. Borja Bojart. Club de Lectura. Torrejón
Resumen lecturas 2018. Aciertos y desaciertos. Borja Bojart. Club de Lectura. Torrejón