Jesucristo fue un condenado a muerte por las autoridades políticas y religiosas, que lo vieron como una amenaza para el orden económico, social, político y religioso que ellos representaban… Es lo mismo que siempre ha ocurrido, que ocurre hoy en día, y que siempre ocurrirá: en toda sociedad hay un centro de poder “sagrado” en torno al cual esa sociedad se juega su futuro. Jesús soñaba “otro mundo posible”, donde ningún ser humano tuviera que vivir en la miseria, oprimido o esclavizado por ningún poder. Así es como Juan Sánchez Núñez analiza el significado histórico de Jesús, un hombre que desafió el orden establecido para situar en el centro a los pobres, a las viudas, a los huérfanos, a los enfermos, a los marginados. “Me pregunto si no tendría razón Nietzsche cuando dijo que en la historia sólo ha habido un cristiano, y ése murió en la cruz”

Jesucristo: condenado a muerte

Sí, en el centro de las celebraciones de estas fiestas de Semana Santa, está un condenado a muerte. Un hombre que fue ajusticiado por los poderes político-religiosos, ya que lo vieron como una amenaza para el orden económico, social, político y religioso que ellos representaban. Aunque el interés primordial de los evangelios, que son las principales fuentes históricas que tenemos, no sea informarnos de este proceso político-religioso; sin embargo, nos proporcionan suficientes datos para que podamos conocer cuáles fueron las razones que llevaron a las autoridades políticas y religiosas de su sociedad, a condenar a muerte a Jesús. Creo que este dato pasa desapercibido,  tanto para muchos de los que en estos días de fiesta simplemente disfrutan de un tiempo de vacaciones, como para aquellos que con fervor religioso celebran los acontecimientos de los que se hacen memoria en estas fechas. Pero lo cierto es que en el centro de esta festividad se encuentra un condenado a muerte, un hombre que ha soñado con “otro mundo posible”, y que ha vivido totalmente entregado a ese otro mundo posible, pero que tras un éxito inicial de su esfuerzo y entrega, ha ido encontrando la incomprensión y el rechazo de muchos, y finalmente la oposición total de las autoridades religiosas y políticas de su sociedad.

Marcha Básica contra la pobreza y por un empleo digno

Un conflicto a muerte

El conflicto político-religioso que tiene como punto final la crucifixión de Jesús, no es otro que el que enfrenta dos proyectos irreconciliables, enfrentados a muerte: por un lado el proyecto político-religioso que sostienen las autoridades judías y romanas en Jerusalén, y por otro el proyecto de “otro mundo posible” que propone Jesús. Lo que está en juego no es ni más ni menos que el centro de gravedad de lo sagrado; es decir, de aquello que una sociedad considera absoluto, incondicional; de aquello en torno a lo cual se decide el ser o no ser de la vida de la mayoría de los miembros de esa sociedad. Es lo mismo que siempre ha ocurrido, que ocurre hoy en día, y que siempre ocurrirá: en toda sociedad hay un centro de poder “sagrado” en torno al cual esa sociedad se juega su futuro. Pues bien, Jesús quiso situar en ese centro de poder “sagrado” a los pobres, a las viudas, a los huérfanos, a los enfermos, a los marginados. Jesús soñó “otro mundo posible”, donde ningún ser humano tuviera que vivir en la miseria, oprimido o esclavizado por ningún poder económico, político o religioso.

Miles de familias son expulsadas de sus hogares sin alternativas habitacionales, cada año, en España

La reacción de las autoridades político-religiosas

Jesús sabía muy bien con quién se las estaba jugando. Les dijo a sus discípulos: “Sabéis que los jefes de las naciones las gobiernan tiránicamente, y que los magnates las oprimen” (Mt 20,25). Jesús sabía muy bien que las autoridades judías que gobernaban Jerusalén, bajo la tutela de un prefecto del Imperio romano, en cuanto que sintieran amenazados sus privilegios, buscarían su muerte, igual que habían hecho con su maestro, Juan el bautista. Era evidente que las autoridades judías veían en el proyecto de “otro mundo posible” de Jesús, una amenaza radical de sus privilegios: “Entonces los jefes de los sacerdotes y los fariseos convocaron una reunión del Sanedrín. Se decían: ¿Qué hacemos? Este hombre está realizando muchos signos. Si dejamos que siga actuando así, toda la gente le seguirá. Entonces las autoridades romanas tendrán que intervenir y destruirán nuestro templo y nuestra nación. Caífás, que era sumo sacerdote aquel año, les dijo: Estáis completamente equivocados. ¿No os dais cuenta de que es preferible que muera un solo hombre por el pueblo, a que toda la nación sea destruida?” (Jn 11,47) “A partir de ese momento tomaron la decisión de dar muerte a Jesús”, continúa diciéndonos el evangelio de Juan. Se impuso “la razón de Estado”.

El drama de la emigración que no cesa... familias atrapadas en las zonas fronterizas de Europa mientras huyen de la guerra en Síria

¿“Otro mundo es posible”?

Esta es la gran pregunta que Jesús de Nazaret, y la celebración de estos días, pone ante nosotros. Jesús de Nazaret respondió afirmativamente con toda su vida, y por lo tanto, también con su muerte. Tras advertir a sus discípulos de la tiranía de los gobernantes les dice cómo empezar la construcción de ese “otro mundo posible”. “Entre vosotros no ha de ser así. El que quiera ser importante, que sea el servidor de todos; y el que quiera ser el primero, que sea vuestro esclavo; del mismo modo que yo no he venido para ser servido, sino para servir y dar mi vida por todos” (Mt 20,26) Otro mundo es posible, con “otro ser humano”, un ser humano que ponga en el centro “sagrado” de la sociedad a los más vulnerables, a los más necesitados, a los más oprimidos, a los más despreciados… y esté dispuesto a dar su vida por ellos. Así fue Jesús, y así enseñó a sus discípulos. Me pregunto si no tendría razón Nietzsche cuando dijo que en la historia sólo ha habido un cristiano, y ése murió en la cruz.©


La imagen de portada,  fue publicada originalmente en Flickr por mundo coalición contra la pena de muerte a https://www.flickr.com/photos/28544227@N08/2660940452. Fue revisado en 18 de junio de 2014 por FlickreviewR y fue confirmado para ser licenciado bajo los términos de la cc-por-sa-2.0.