NARANJA Y LIMÓN: LA VITALIDAD A ESCENA

El Grupo de Teatro NARANJA Y LIMÓN nació en 2002, en el seno de una asociación de jubilados inquietos de Torrejón de Ardoz. Suelen ser muchas las personas que, cuando llega el momento de jubilarse, después de toda una vida dedicada al trabajo, se asustan, en cierto modo, ante el nuevo panorama que se les presenta; sintiéndose arrinconadas, creyendo que ya no sirven para nada y temiendo que el resto de sus vidas sea una sucesión de días repetidos, idénticos unos a otros y en los que les invadirá el tedio de una nueva rutina causada por “no tener ya nada que hacer”.

Pero, afortunadamente, entre nuestros mayores hay otras personas que aprovechan la perspectiva que les ofrece el empezar a disponer de muchas horas libres, una vez concluida su vida laboral y ven en ello la oportunidad de desarrollar sus aficiones; aquello que siempre quisieron hacer y que la falta de tiempo les impidió. Y éste es el caso de NARANJA Y LIMÓN: una compañía teatral formada por jubilados torrejoneros que no sólo ha paseado sus representaciones por los escenarios de Torrejón, sino que han cosechado éxitos incluso fuera de nuestra provincia y recibiendo los aplausos de un público que ríe a carcajadas con su comedia y disfruta de su profesionalidad, su entusiasmo y su buen hacer, pese a ser aficionados. Y nosotros hemos sido testigos.

Antonio Perea, uno de los actores, es torrejonero de adopción y natural en Villanueva de Alcardete, provincia de Toledo. Él, orgulloso del trabajo que realza su compañía teatral, ha querido que el pueblo que le vio nacer disfrute del teatro y… ¡allá que nos fuimos! El sábado, día 27, cuando cayeron los termómetros por primera vez en lo que va de otoño, en el Hogar del Jubilado “La Paloma” de Villanueva de Alcardete, sin embargo, subió la temperatura cuando el Grupo de Teatro NARANJA Y LIMÓN salió al escenario para representar la comedia “¡Aquí no paga nadie!”, escrita en 1974 por el Nobel de Literatura italiano, Dario Fo. En esta sátira social, dos mujeres de obreros roban comida en supermercados y, fingiéndose embarazadas, la ocultan en sus falsas barrigas. Es la consecuencia de la carestía de la vida y la pérdida del poder adquisitivo de la clase obrera en Italia; pero que, después de transcurridos más de cuarenta años de su estreno, la temática está de plena actualidad y es extrapolable a la sociedad de cualquiera de los países desarrollados de nuestro entorno.

Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (01)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (03)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (06)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (08)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (02)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (04)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (05)
Grupo de Teatro torrejonero NARANJA Y LIMÓN: La vitalidad a escena (07)

Como hicieran en épocas pasadas las compañías itinerantes de “cómicos”, estos “chavales pensionistas” cargaron su attrezzo” en un autocar fletado a tal efecto y pusieron rumbo a Villanueva de Alcardete, a 122 kilómetros de Torrejón. Una vez allí descargaron su equipaje en el lugar de la representación y se dirigieron a la Sociedad “La Humanitaria”, donde actores, técnicos y acompañantes comieron a costa de sus propios bolsillos.

Alrededor de las seis de la tarde se abrió el telón del Salón de Actos del Hogar del Jubilado “La Paloma” y aparecieron en escena los personajes de Dario Fo, representados por los actores de NARANJA Y LIMÓN: Rosa Mª Villar en el papel de Antonia; Puri Ruiz representando a Margarita; José Mª Casal dando vida a Juan; Patro Salcedo haciendo el papel de Inspectora de Policía; Antonio Perea como Brigada; Eduardo Núñez encarnando a Luis; Rosalía Jiménez interpretando a la Empleada de la funeraria y Ascensión Martínez como La Abuela.

Todos ellos codirigidos por Juana Mª Sánchez y José Mª Casal y con la asistencia técnica de José Andrés, que se ocupó del sonido y Leo Cañadas de la iluminación. “¡Aquí no paga nadie!”, fue también representada por NARANJA Y LIMÓN en la Muestra de Teatro Local de Torrejón celebrada el pasado mes de mayo.

La representación, como ya se ha dicho, fue todo un éxito. Los actores supieron conectar a la perfección con el espectador que reía con el ingenio del texto bien transmitido desde el escenario. El nivel alcanzado por los actores -recordemos que son aficionados- de NARANJA Y LIMÓN sólo se puede lograr con dedicación, sacrificio y esmero por su afición al teatro; una afición lo suficientemente fuerte como para compensar todos los esfuerzos que requiere el estudio del personaje, la memorización del papel, la puesta en escena y todo lo que conlleva subir a un escenario y situarse ante el público.

Todo artista merece un reconocimiento por la actividad que realiza cuando lo hace bien y conecta con el público. Más aún cuando no es profesional y nos regala su arte gratuitamente. Pero cuando hablamos de NARANJA Y LIMÓN hay que valorar, además, la entrega, el entusiasmo, la pasión, la alegría y, sobre todo, la vitalidad que derrochan