«Os propongo
que os dejéis llevar y disfrutar
con las sensaciones,
los sentimientos
y las emociones
que os produzcan
esta mezcla
de
líneas, colores y palabras.
Si lo conseguís y sois felices,
me haréis feliz a mí también.
Ese es el objetivo, sin duda.
¡Soy sincero!»

 

Con estas palabras, Alberto Vicente Monsalve finaliza el Prólogo de su libro “RazonamoR”, que se presentó el pasado viernes, 16 de noviembre, en el Bar “Aleatorio”, en el madrileño barrio de Malasaña, junto a la novela juvenil “A Macondo se va en línea recta”, de David Reche Espada, ambos publicados por “Descentrados, Servicios Editoriales”; una nueva y singular editorial que nace con estas dos publicaciones: un verdadero triple estreno.

Editores de “Descentrados, Servicios Editoriales”

Nace “DESCENTRADOS”, una singular editorial y sus dos primeros libros

Para comenzar el acto, Teresa Oteo y Ángel Lara, creadores de “Descentrados”, agradecieron a los asistentes su presencia y no pudieron ocultar su emoción al encontrar, una tarde lluviosa de viernes, a tanto “bicho raro” (así nos definió, acertadamente, David Reche: uno de los dos autores protagonistas del evento)  pues no puede considerarse normal y corriente a un público que, en tales momentos y circunstancias, acude a un pequeño local para interesarse por la presentación de dos libros de sendos autores desconocidos que publican su obra en una editorial que comienza su andadura sin grandes medios, sin accionistas que aporten cantidades importantes de capital y sin el bagaje que supondría a una editorial añeja contar con un catálogo de publicaciones y autores de gran repercusión mediática que les permita hacer grandes tiradas con ediciones de lujo. No obstante, “Descentrados” es una editorial especialmente interesante: es diferente porque no prioriza criterios de comercialidad. Muy al contrario, Teresa y Ángel, los editores, se han marcado como filosofía de empresa la cercanía y el apoyo directo al autor y la calidad del producto. Su forma de seleccionar los textos que publican es coherente con su concepto de calidad literaria: ambos dedican el tiempo necesario para leer los manuscritos de los autores que pretenden publicar y sólo lo editan si están los dos de acuerdo en que la obra merece salir a la luz porque reúne los requisitos de calidad que ellos estiman mínimos. De esta forma, el libro que finalmente llega a las manos del lector es el resultado del mimo y el esmero que Teresa y Ángel ponen en una obra en la que creen. Y esto sólo se puede alcanzar cuando se sabe lo que se hace: Teresa y Ángel son escritores antes que editores y han experimentado en su propia carne la desazón, el abandono, la incomprensión y, sobre todo, la soledad que sufre el autor ante las grandes y frías editoriales. El trato de “Descentrados” con sus autores es cercano y cálido; es personal y sincero y son capaces de implicarse en el proyecto más allá del resultado final; distribuyendo el libro y acompañando a los escritores a las presentaciones de sus libros.

“RazonamoR”, escrito por el torrejonero Alberto Vicente Monsalve (detalle 01)

Y esto es, precisamente, lo que ocurrió el viernes: Alberto Vicente Monsalve, salmantino de nacimiento y vecino de Torrejón de Ardoz, maestro jubilado, aficionado a la literatura, el dibujo, la fotografía, la edición de vídeo casero, integrante de la Tertulia Poética Desván, hizo la presentación de su libro “RazonamoR” citando a Unamuno o a García Lorca y cantando a capella, incluso, para establecer lo que, en definitiva, es la esencia de la obra: la eterna relación entre el Amor y la Razón, a veces contrapuesta; complementaria otras veces, combinando los “seis” sentidos (los cinco conocidos a los que añade la intuición) y los “cinco” elementos clásicos (agua, tierra, fuego, aire) a los que agrega el éter. “RazonamoR” es un libro “raro”, en el sentido de que no es un libro convencional: no es un poemario, aunque tenga poesía; no es un libro gráfico, aunque tenga muchos dibujos; es una “propuesta”, como dice el propio autor en el prólogo, que aúna líneas, imágenes, color y pequeños textos. Pero es algo más: es una provocación para que el lector se convierta en coautor, para que reste  y añada, tache y escriba, coloree, pinte, dibuje,… lo que le sugiera la frase, el verso, la palabra, el dibujo, los colores que el autor le esgrime, a modo de reto, para que aflore en el lector el sentimiento y la sensatez; el amor y la razón: esto es “RazonamoR” un libro atrevido y bonito con un diseño cuidado y una edición esmerada en buen papel satinado impreso con policromía de calidad. Es el resultado de la obra que el autor concibe con todo su amor y su ilusión, y que la editorial comprende y apuesta por ella, arriesgando y sin escatimar en medios porque cree en ella.

David Reche Espada, en la presentación de “A Macondo se va en línea recta”

A continuación, David Reche Espada presentó su novela juvenil “A Macondo se va en línea recta”. Una novela de aventuras escrita para adolescentes, con una gran riqueza léxica, en la que trata de demostrar y convencer a los jóvenes estudiantes de que todo aquello que tienen que aprender puede tener una aplicación útil en la vida real. Para la presentación de su libro, David Reche sorprendió al público asistente con una magnífica puesta en escena, con la que demostró poseer verdaderas dotes de actor. No voy a desvelar cómo lo hizo (por si algún lector de estas líneas tiene oportunidad de verlo en una futura presentación), pero logró ataviarse en unos segundos de tal forma que representaba a un mercenario australiano. Con cierto acento anglo-hispano, lanzando monedas de oro al público y mostrando un pequeño mapamundi en su mano, explicó el tema de su novela. Una original puesta en escena muy bien pensada para presentar la obra ante un público adolescente, destinatario preferente de su novela.

De esta manera, una tarde lluviosa de viernes, algunos “bichos raros privilegiados” nos reunimos en un pequeño bar de Malasaña para asistir al nacimiento de una editorial singular y de sus dos primeros libros.©

Descentrados, Servicios Editoriales