Nacholandia: Un Pleno lamentable

El Partido Popular y sus secuaces de la plataforma «Nos gusta Torrejón», nos han ofrecido un bochornoso espectáculo en el Pleno donde se ha aprobado el Protocolo que regirá el funcionamiento orgánico del consistorio para los próximos cuatro años. 

El fondo y la forma de lo planteado por la derecha torrejonera han sido deleznables, pues no solamente cercenan la posibilidad de que la oposición ejerza su imprescindible labor de fiscalización y control de la actuación del equipo de gobierno, sino que se hace con malas maneras y con una educación diremos que, al menos, discutible.

Vamos con alguno de los puntos vistos esta mañana:

La revista Plaza Mayor, que pagamos todos y todas con nuestros impuestos y tasas, seguirá como herramienta de promoción de Nacho Alcalde, sin el menor resquicio para la crítica ni las opiniones discrepantes, aunque esto no es de extrañar pues ya sabemos que a la derecha lo que le gusta son las adhesiones inquebrantables. Conviene recordar aquí que hubo un tiempo donde los grupos políticos del consistorio podían disponer cada uno de su página en la citada revista.

Los Plenos Municipales seguirán celebrándose en las mañanas, y lo que es más grave, sin permitir la intervención de los vecinos y vecinas. Se reduce a la mitad el número de mociones que puede presentar la oposición, así como el tiempo disponible para defenderlas. 

La partida presupuestaria para los siete tenientes de alcalde, los concejales con delegación, y otros prebendados, tiene un incremento superior a los dos millones de euros. Mientras, a la oposición se le reducen sus asignaciones, así al Partido Socialista que ha incrementado sus votos en un 40% se le reduce la asignación en treinta y seis mil euros. Frente a esa orgía de gasto se tiene el atrevimiento de alegar que se deja en suspenso la actividad de los consejos de participación vecinal por problemas presupuestarios. 

Muy grave y también muy significativo es que la presidencia de las comisiones de vigilancia de la contratación y de hacienda, tradicionalmente ejercida por la oposición pasen ahora a ser llevadas por Nos gusta Torrejón y el PP.

Mientras transcurría el Pleno, la actitud del Alcalde y de su consejero áulico, me ha llevado a pensar que, si bien no parece probable que hayan leído a Lenin, desde luego si están empeñados en hacer cierta alguna de sus opiniones, especialmente aquella de «la democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano»(1).

El manifiesto desprecio mostrado por Alcalde y Vicealcalde Uno a los veinticinco mil vecinos y vecinas que votaron otras opciones políticas no deja de recordar el comportamiento criticado en esa cita. Olvidan nuestros ediles, o tal vez lo hayan ignorado siempre, que la victoria electoral habilita para gobernar, pero no otorga la razón, no concede el olvido para desmanes pasados, no faculta para utilizar a su antojo las instituciones, y aún menos autoriza a impedir a la oposición el ejercicio de su primordial labor, sin la que una democracia quedaría en suspenso pasando a tener otro nombre, bastante feo por cierto.

Reseñar finalmente el habitual arbitrio de Nacho Alcalde en la presidencia del Pleno, olvidando el control del tiempo en las intervenciones del portavoz del gobierno, no así en las de la oposición, y amenazando al público asistente con la expulsión, y expulsando, del Pleno por hablar, lo que no ocurre cuando las interrupciones provienen de sus afines.


(1)Cita abreviada, o interpretada, la literal es «Decidir una vez cada cierto número de años qué miembros dela clase dominante han de oprimir y aplastar al pueblo en el Parlamento: He aquí la verdadera esencia del parlamentarismo burgués, no sólo en las monarquías constitucionales parlamentarias, sino en las repúblicas más democráticas.» V.I. Lenin, El Estado y la Revolución.