Select Page

El cielo amanece apagado… Torrejón contra la violencia machista

El cielo amanece apagado… Torrejón contra la violencia machista

Cuando feminismo y la lucha por la dignidad humana coinciden en visibilizar y erradicar el tipo de violencia contra las mujeres por el solo hecho de serlo

Tres mujeres asesinadas en las últimas 48 horas a manos de sus parejas.

E.M.M., de nacionalidad rumana, de 30 años de edad, en Santiago de Compostela a consecuencia de las graves heridas por arma blanca y golpes propinados por su pareja el pasado viernes. En Vigo un hombre, de 40 años de edad, el sábado apuñaló hasta la muerte a Ana María Enjamio, de 25 años de edad, al volver de una fiesta navideña de la empresa. Y otro hombre en Tarragona, mató a su mujer, de 44 años, a golpes, en el domicilio conyugal.

 

El cielo amanece apagado

El cielo amanece apagado, oscuro, despierta decidido a acompañar a este día de triste recuerdo, mi cabeza baja ve reflejadas en el suelo, húmedo, mis manos entrelazadas, también las de las personas cercanas en idéntica posición, a veces uno piensa cuanto habrá de postura y cuanto de postureo en estas muestras de respeto.

Cómo cada día siguiente a un asesinato machista, hacemos un minuto de silencio, dedicando unas palabras a la memoria de las fallecidas. Hoy el silencio de ese minuto le transporta a lugares donde la crítica se impone incluso al sentimiento de odio al asesino del día.

Y es que recuerdo días atrás, felicité a mis tres compañeras por su exposición en el acto contra la violencia machista, y recuerdo como felicité el año pasado a otras compañeras por el mismo hecho, y el año anterior, y el anterior…y como reconozco a las mujeres que hoy hacen el acto organizado por el Ayuntamiento, su compromiso por acabar con esta lacra, y como lo hice el año pasado y el anterior…y pienso en toda la gente que acompaña las marchas, manifestaciones… y veo que es evidente que la voluntad, la sensibilización y las intenciones que declaramos son encomiables, sin embargo, hoy lo observo desde otro prisma, porque la realidad es dura,  este minuto de silencio, este homenaje, es el 46 del año, el año pasado guardamos silencio 60 veces y el anterior 50 minutos con las manos entrelazadas… datos que hacen inocuas al problema todas estas voluntades.

 

 Desde las Instituciones

El amplísimo compromiso en la lucha contra la violencia machista enfrentado con los datos, parecen clarificar una mala focalización de todas esas voluntades.

La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, contiene por cada artículo en el ámbito educativo, cinco en el ámbito penal o judicial. Si los expertos, los que legislan, apuestan porque la solución preventiva pasa por disuadir antes que por educar, me declaro un completo inexperto.

Quien decide asesinar a la persona que ama o ha amado, y en ocasiones hasta a sus propios hijos, no piensa más allá de ese momento, para él ese es su final, las consecuencias les resultan tan irrelevantes, que en muchas ocasiones se suicidan o al menos lo intentan.

Al destino anhelado en que el asesinato deje de ser una alternativa, de que no exista en la cabeza de nadie esa posibilidad, sólo se llega por el camino de la educación, no sólo de los más jóvenes, que también, si no de toda la sociedad.

De situaciones cotidianas fruto de la asumida cosificación del cuerpo de la mujer, ya brota la violencia que en muchas ocasiones no detectamos y desembocan en fatales desenlaces.

 

¿Y qué podemos hacer?

Finaliza el minuto de silencio, nos dispersamos, hoy me voy con la convicción de que esta gran guerra se ganará con pequeñas batallas, y aquí va una:

Del polarizado catálogo de juguetes donde la parte rosa es para las princesas, los bebés y las cocinitas, mi hija ha pedido un sable de luz, de la parte azul, la de los guerreros y súper héroes.

El primer sablazo ya lo ha dado, al ejercito de los estereotipos, de la luz de ese sable nace la esperanza.

 

Cuando feminismo y la lucha por la dignidad humana coinciden en visibilizar y erradicar el tipo de violencia contra las mujeres por el solo hecho de serlo

About The Author

Javier Castillo

Creativo, me apasiona escribir, mi formación y profesión están vinculadas al dibujo, me intento seguir formando en lo que me permita desarrollarme. Con el tiempo encontré la fotografía, y en ella plasmo mi mundo, el que viajo, el que vivo, el que intento comprender, y del que nació un carácter social cada vez más influyente en mí, que me ha llevado a intentar representar, desde la humildad y unos principios igualitarios y solidarios, a vecinos y vecinas de Torrejón de Ardoz como actual concejal en el Ayuntamiento.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe los artículos

Archivo de publicaciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares
Share This