Decían los griegos que los “idiotas” eran aquellos que no querían saber nada de política, a los que solo se preocupaban de sí mismos y no ofrecían nada por los demás o no se preocupaban por el bien común. La política es para mí, lo lleva siendo durante muchos años, la preocupación por lo común, por lo de todos, me resulta imposible vivir sin política, sin ideas, sin opinión, sin propuestas, claro que no solo existe y se hace política desde un partido o desde una institución, claro que cometemos errores y hay algunos interesados y manzanas podridas, pero la mayoría de la gente que conozco que esta implicada en política lo hace desde su corazón y su cabeza y con honestidad. Para mí es un honor poder representar a mis vecinos y vecinas en el Ayuntamiento de Torrejon, defender sus propuestas, denunciar las injusticias, tratar de mejorar las cosas, es un honor que intento desarrollar desde la humildad, la escucha y la vocación de servicio.

Llevo años de servicio público, primero como docente en la Universidad, algo que me encanta, luego como técnico municipal en los servicios sociales y en estos últimos años como concejal y portavoz del PSOE; mientras y siempre en paralelo implicado en actividades sociales, solidarias, de ayuda en tiempos difíciles y a personas que sufren porque como decía Neruda, no se a veces quienes sufren pero los que sufren son los míos.

En mi patria hay un monte.
En mi patria hay un río.

Ven conmigo.

La noche al monte sube.
El hambre baja al río.

Ven conmigo.

Quiénes son los que sufren?
No sé, pero son míos.

Ven conmigo.

No sé, pero me llaman
y me dicen “Sufrimos”.

Ven conmigo.

Y me dicen: “Tu pueblo,
tu pueblo desdichado,
entre el monte y el río,

con hambre y con dolores,
no quiere luchar solo,
te está esperando, amigo”.

Oh tú, la que yo amo,
pequeña, grano rojo
de trigo,
será dura la lucha,
la vida será dura,
pero vendrás conmigo.

 

Neruda

Estar en instituciones como el Ayuntamiento, la administración más cercana a los y las vecinas,  es fundamental, puedes vivir los problemas desde cerca, sentirlos como propios. A veces escuchas que todo da igual, que da igual quien gobierne y quien este algo que intentan que pensemos los poderosos, los que siempre mandaron, los que hoy mandan, los que tienen sus votos asegurados porque ellos no faltan nunca este quien este o se presente quien se presente. Es verdad que llevamos años soportando la falta de transparencia o la desaparición de cualquier mecanismo de participación y opinión en nuestro ayuntamiento en la particular aplicación de la ley mordaza de los que también aquí nos gobiernan: la derecha rancia anti participación y anti transparencia y que gestiona como si lo de todos fuese su cortijo particular, pero sigue siendo necesario, más necesario que nunca si cabe, intentar cambiar las cosas.

En Torrejón las cosas van cambiando y entre todos vamos arrancando conquistas de democracia y transparencia aunque cuesta porque quien tenemos delante no permite ni le gusta porque “ellos son los que mandan” conseguimos por ejemplo después de una dura batalla que los plenos se grabasen aunque fracasamos en que la revista plaza mayor dejase de ser un órgano de manipulación al servicio únicamente del Partido Popular aunque lo paguemos con todos nuestros elevados impuestos (pese a lo que dicen, los que más subieron en menos tiempo por la pésima gestión del alcalde).

Cuando puedes escuchar, acompañar y pelear con vecinos y vecinas afectados por ejemplo por los ruidos en sus viviendas o por aquel túnel a ninguna parte que decían que era el metro pero en realidad era el tren y que despilfarro millones de euros, o a familias que van a ser desahuciadas o que sufrieron los recortes, cuando puedes escuchar a personas a las que se les recortaron las prestaciones sociales o la ley de la dependencia o ves el abandono de los colegios o los efectos de la privatización de la sanidad, sientes que lo que haces y donde estas tiene más sentido que nunca y te refuerzas para cambiar las cosas. Lo bonito de la política local es que los problemas tienen voz, tienen cara, tienen nombre y los vives cara a cara, frente a frente, lo malo es que aunque haces todo lo que puedes sueles chocar con la incomprensión de quien gobierna para el que lo único prioritario son los gastos en publicidad o en urbanismo y no los gastos en las personas y sus necesidades.

En Torrejón tenemos la anomalía de ser hoy una de las pocas ciudades con un gobierno que sigue con mayoría absoluta, en el que el alcalde no fue quien se presentó como candidato a las elecciones, con un gobierno que impone sus decisiones  sin ningún dialogo y centrado en cosas que son las menos importantes pero que entretienen, en Torrejon pese al elevado índice de parados y de personas en dificultad social se recortan las políticas sociales, en un mundo en el que las personas demandan participar, ser partícipes, ser parte de lo que se decide, nos encontramos con que se les cierran las puertas y se les niega hasta la más mínima información lo que es indignante e injusto y supone la motivación para que día a día intentemos cambiar las cosas.


“Tenía y sigo teniendo muchas ganas de cambiar las cosas, de cambiarlas con los y las ciudadanas, de devolverles la institución, el ayuntamiento que sin duda les pertenece, de seguir sirviéndoles con honestidad y desde la cercanía. Esto es hoy más que nunca necesario en nuestra ciudad, informando, estando a disposición de quien nos reclame escucha, ayuda o quien quiera hacer una propuesta porque solo asi los que no disponemos de otros recursos pero tenemos la fuerza de nuestras voces y la fuerza de ser más seremos capaz de construir una ciudad integradora, solidaria y participativa,  algo cada vez más necesario y más apasionante.”