L a celebración de las navidades en Torrejón es, a todas luces y como pueden comprobar todos los vecinos y vecinas, desmesurada y fuera de todo parámetro conocido. El Ayuntamiento habla de las mejores navidades de Europa (“capital europea de la Navidad” llaman a un título que otorga, posiblemente previo pago, una organización vinculada al parecer a la familia directa del ex presidente Aznar).

Lo que hoy sabemos es que son las navidades más caras, las que otorgan un cheque en blanco a entidades contratadas para su desarrollo, algunas venidas de otros países con el compromiso de pagar el salario de sus propios técnicos de montaje y estancia incluida.

Desde luego ya pueden ser buenas las navidades que preparan porque sus repercusiones en forma de recortes y especialmente en políticas sociales se notarán, como llevan notándose todo el año y los años anteriores. Somos uno de los municipios de España más insolidarios, de los que menos inversión social hacen, y eso nos ha valido varios premios anuales consecutivos como: «Torrejón de Ardoz, CORAZÓN DE PIEDRA«.

El modelo es claro: todo para las fiestas, que además se ven y son un escaparate, nada para las políticas sociales; lo triste es que una actuación tan simple, siguiendo el estilo y formato del que viene este equipo de gobierno (el PP de Gallardon) pueda calar en los y las vecinas.

Llevamos años denunciando la deuda del ayuntamiento, como está intervenido por el ministerio, aunque lo escondan o disfracen, y la realidad sigue siendo igual, pero entonces ¿cómo se desarrolla este gasto?

Es bueno que los ciudadanos y ciudadanas conozcan la realidad: se hace aplicando partidas de lucha contra el desempleo y fomento del comercio, incluso con algunos fondos posiblemente provenientes de subvenciones europeas, para enmascarar el gasto, y se hacen con ingeniería financiera planteando que se patrocinan cuando estos patrocinios, como el patrocinio principal por parte de la empresa que construirá el SKY Center no son patrocinios como tales.

A SKY Center se le recortaron a casi cero los impuestos por la licencia de obras para el desarrollo de su negocio, por considerarlo de especial interés para la ciudad (aprobado en pleno con los votos en exclusiva del PP), y luego esta empresa da una parte ínfima de lo que se ahorró en esta operación en formato de patrocinios, produciéndose además así un efecto rebote para la misma en forma de publicidad y posiblemente de devolución de impuestos estatales, al patrocinar eventos «públicos».

Los empresarios ocupando las bancadas del Ayuntamiento en Torrejón

Los empresarios y empresarias que colaboran desde la «tramoya» de este circo y propaganda pensado como campaña electoral, ocupando las bancadas de la representación popular de los vecinos y vecinas en Torrejón de Ardoz, en un gesto que incluso resulta ofensivo y antidemocrático.

Maniobras hábiles que si no se profundiza en ellas o no se pregunta, son eficaces a corto plazo, como diría el refrán “mientras que el cuerpo aguante” o las finanzas puedan seguir maquillándose, inflándose y enmascarándose hasta un punto de casi imposible retorno.

Resulta tremendamente ineficaz y por supuesto antiético concentrar el gasto en festejos de manera descontrolada y sin freno alguno, en unos pocos días el gasto de todo un año, y especialmente recortando en políticas sociales.

Además de los gastos directos de la «Navidad Mágica»: la más despilfarradora de Europa, puede hablarse también de costes indirectos (limpieza, policía por ejemplo) y de mala planificación: aglomeraciones permanentes de personas, atascos, sobre explotación y concentración de espacios sin que se conozcan planes de previsión en material de prevención o movilidad algo que brilla por su ausencia y que parece dejarse para la categoría de magia de las navidades.

Este es el modelo ineficaz de gestión pública, que propone el PP en Torrejón de Ardoz, éste y los carteles que inician la campaña electoral de mayo de 2019 hablando de un Torrejon de futuro con la foto del alcalde, que esconde sus siglas, pero utiliza el dinero de nuestros impuestos para el inicio de su propia campaña electoral, vulnerando las restricciones éticas mínimas. La campaña personalista que ha iniciado con carteles gigantes por toda la ciudad, es un nuevo gasto desproporcionado, ineficaz, irresponsable y partidista.

Las Navidades Mágicas es un buen ejemplo del modelo del PP de circo y festejos para nuestra ciudad… un modelo y una ética que muchos ciudadanos/as no compartimos.

Circo y propaganda es la propuesta que se hace hoy en Torrejón, ambas sin freno, sin ética, sin principios y batiendo todos los «récord» mientras se recortan los gastos sociales y se desatienden las necesidades más básicas de las personas y de la ciudad. Esperemos que los ciudadanos y ciudadanas reaccionen.©

Las Navidades Mágicas en Torrejón de Ardoz, como herramienta electoral, circo y propaganda