Jesucristo, un condenado a muerte por las autoridades políticas y religiosas

Jesucristo fue un condenado a muerte por las autoridades políticas y religiosas, que lo vieron como una amenaza para el orden económico, social, político y religioso que ellos representaban… Es lo mismo que siempre ha ocurrido, que ocurre hoy en día, y que siempre ocurrirá: en toda sociedad hay un centro de poder “sagrado” en torno al cual esa sociedad se juega su futuro. Jesús soñaba “otro mundo posible”, donde ningún ser humano tuviera que vivir en la miseria, oprimido o esclavizado por ningún poder. Así es como Juan Sánchez Núñez analiza el significado histórico de Jesús, un hombre que desafió el orden establecido para situar en el centro a los pobres, a las viudas, a los huérfanos, a los enfermos, a los marginados. “Me pregunto si no tendría razón Nietzsche cuando dijo que en la historia sólo ha habido un cristiano, y ése murió en la cruz”.©

Leer más