Autor: Javier Benito

El origen del desmadre

Lo que tenemos delante es una sociedad en la que unos se divierten humillando, torturando, asesinando y otros lo hacen celebrando, amenazando y recibiendo con aplausos la muerte de quien tortura. Entre todos sostenemos algo que, de movernos, lo hace hacia atrás, justo donde no podemos permitirnos ir. Unos rabian desde las instituciones, con apoyo económico y oficial, vestidos de héroes, de honorables patriotas que hacen cultura. Otros rabian escondidos, desde su casa y su móvil, respondiendo cobardes, violentos y desatados al rebufo de la sangre y la sinrazón. Pero cobardes, violentos y desatados al fin y al cabo. Ambos rabian. Estamos demasiado acostumbrados a mensajes difuminados, confusos y embarrados. A repetir que todos son iguales, a alardear de centrismo y neutralidad (ambos siempre tan cómodos). A esconder carencias y huecos tras la bandera del equilibrio y la moderación. Quién empezó qué y cuándo empezó todo. Quién señala a quién. Quién anda a cuatro patas y quién a dos. Dónde terminó la razón y cuándo empezaron las animaladas.©

Leer más

Hubo cobra

Hubo o no hubo cobra de David Bisbal a Chenoa en el último concierto de Operación Triunfo en Barcelona. Por detrás, la investidura de Rajoy, el piso de Espinar, el discurso de Rufián y las divertidas aventuras de la gestora del PSOE. Está bien que de vez en cuando podamos evadirnos y dejarnos arrastrar por lo banal. El tema es poner inicio y fin a ese de vez en cuando…

Leer más

Un sueño viene a verme

Los reinos tienen los príncipes que se merecen y, a veces, las brujas deben ser salvadas. Crítica de Un monstruo viene a verme (2016). Juan Antonio Bayona dibuja, compone y tararea un relato salvaje con príncipes que engañan y con brujas, pese a todo, en las que confiar. Una historia de amor que nace de la poderosa imaginación de un niño que hereda de su madre una capacidad gigantesca de afrontar la vida de una forma alternativa. Y es que, más tarde o más temprano, llegará un día en que no habrá monstruos…

Leer más

Espacio para el arte

¿Hasta qué punto tendemos a considerar que democratizar el arte es poner en riesgo su propia identidad?. Como siempre, la respuesta es subjetiva y no existe una corriente predominante que abogue por uno u otro sentido. La que sí está clara, en cualquier caso, es la función social del arte como garantía de desarrollo para una comunidad. Poner el arte en manos de la sociedad es poner en práctica su propia definición tanto estética como económica. Crear espacios de encuentro entre gestores, público y creadores participa del desarrollo de un pueblo o ciudad, fomenta su avance económico, su industria y mejora su modelo productivo. Aporta valor cultural y crea empleo.

Leer más

LA MIRADA VIOLETA

Recibe los artículos