Select Page

Hubo cobra

Hubo cobra

Hubo cobra

 

Durante una semana no se ha hablado de otra cosa. Y se sigue hablando. Toda la prensa digital y todas las redes han convertido un simple gesto en un debate nacional.

Y siete días en las redes es mucho tiempo.

Ese debate nacional, que por no ser casual no menosprecio, se centra en si hubo o no hubo cobra de David Bisbal a Chenoa en el último concierto de Operación Triunfo en Barcelona. Por detrás, la investidura de Rajoy, el piso de Espinar, el discurso de Rufián y las divertidas aventuras de la gestora del PSOE. Está bien que de vez en cuando podamos evadirnos y dejarnos arrastrar por lo banal. El tema es poner inicio y fin a ese de vez en cuando.

Sea como sea, la noche del pasado 31 de octubre, en el Palau Sant Jordi, David Bisbal nos dijo muchas cosas. La primera, -y según algunos más obvia-, es que no le apetecía nada besar a su exnovia. Hasta ahí todo correcto. Pero hay más.

Y es que este país de 2016 poco o nada tiene que ver con esa monolítica sociedad de primeros de siglo XXI que cada lunes se ponía frente a la tele dando audiencias de siete u ocho millones a TVE. Tan poco se parece que el debate de si es mejor dejar dormidos los recuerdos, no removerlos y no intentar reconstruirlos quince años después da para otro estudio.

 

Es la mujer la que tiene que ser cuestionada

Volviendo a todo lo que nos dijo Bisbal en el Palau, nos dijo que es la mujer quien debe ser cuestionada. No el hombre. Porque es la mujer quien recibe el rechazo, no el hombre el que rechaza. Eso no importa. Lo que importa es el gesto de ella, la cara de ella, los sentimientos de ella, su humillación, su tristeza y su posición de perdedora. Porque es ella quien pierde. Quien lo intenta y quien no gana. Él no, su posición es de dignidad, de victoria, de toma de control.

Esa sociedad monolítica del 2001 vuelve para traernos su color más gris. El debate sigue en ella, en su chándal, en sus lágrimas, en su cara sin maquillar y en su testimonio de mujer abandonada. En cuestionar su capacidad de gestionar el trance. Y si es incapacidad, mejor.

El dilema es si ella sigue sintiendo algo por él. Las luces apuntan a ella y le piden respuestas y aclaraciones. Él camina, viaja y canta libre. Ella no. Ella tiene que explicar, porque sí, cómo se siente y qué opina de haber sido rechazada delante de cinco millones de personas.

 

¿Alguien le ha preguntado a él si realmente quitó la cara?

Dicen que un vídeo desde el lado opuesto a la señal de TVE demuestra que no hubo cobra. Que, por lo visto, todo fue resultado de un efecto óptico a través del cual parece que él se aparta y ella se resigna y vuelve tras haberle buscado.

El vídeo que pretende aclarar la situación muestra que ella simplemente quiere retirar la marca de labios de su mejilla y él hace el gesto propio de retirar la cara para que ella pudiera hacer más fuerza, es decir, el gesto que todos y todas hemos hecho cuando nos hemos visto en esa situación.

Pero ese vídeo, aún alimentando el debate y la caspa, ya no vale para nada. Porque ya está todo dicho. Y visto.

Y lo que está dicho es que él la rechazó a ella. Que él puede hacerlo y que es ella a por quien hay que ir, a quien hay que preguntar y a quién hay que perseguir para que lo aclare.

Hubo cobra, claro. ¿Por qué? Porque sí. Porque la hubo.

 

 

About The Author

Javier Benito

Inquieto y multitarea, es Licenciado en Derecho y un apasionado de la comunicación que trabaja como Ejecutivo de Cuentas de Televisión. A pesar de eso, afirma que trabaja para financiar sus proyectos porque su proyecto no es trabajar. Gestiona un pequeño espacio de arte y eventos culturales en Torrejón. Le gusta hablar a todas horas y escribir de vez en cuando. No sabe quién será dentro de 20 años

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe los artículos

Archivo de publicaciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Shares
Share This